Cómo funciona

La Biblioteca Móvil se nutre gracias a los aportes de organizaciones, empresas, editoriales, campañas de recolección, y sobre todo, a la colaboración individual de voluntarios de toda la comunidad.

Luego, un equipo especializado de e.dúcate organiza los materiales en función de las necesidades específicas de cada receptor, teniendo en cuenta desde los diferentes perfiles que construyen la realidad del aula multigrado rural, hasta el peso final de cada mochila.

Finalmente, se pone en funcionamiento el Plan de Acción Local, que definen epicentros organizativos y de distribución de las mochilas.

En cada uno de estos epicentros, e.dúcate entrega equipos y software específico para gestionar la Biblioteca. Esto permite obtener datos en tiempo real de las actividades de lectura, las preferencias y la rotación de libros por las escuelas.

La gestión de los recursos tiene a los maestros como principales mediadores y posibilitadores de esta experiencia, a partir del conocimiento y el vínculo personal que tienen con cada estudiante.

Junto con los ellos, resulta fundamental la tarea de los padres, que se suman velando por el cuidado de la Biblioteca, y se involucran directamente, participando en el cuidado y disfrute de los libros en el hogar. Todo esto genera una cultura de acción y logro colectivo, transformando lo público en un bien al cuidado de todos.

La gestión local, por parte de cada comunidad, de sus propios recursos, construye un ecosistema que a su vez hace posible una red interconectada de acceso a los materiales, que vence el aislamiento, y brinda herramientas que acompañan a los niños y las niñas, frente a fenómenos de movilidad rural, cada vez más instalados, cuando las familias se trasladan por trabajos estacionales.

La Biblioteca Móvil impulsa el desarrollo de liderazgos locales y el progreso de las comunidades. Un proyecto que requiere compromiso urgente y mejora continua a través de la acción.

Cómo funciona la Biblioteca Móvil de Fundación E.dúcate